El Color de Amorgós: Le Grand Bleu

agosto 30, 2008
Agia Anna (Amorgos)

Agia Anna (Amorgos)

En el anterior post a partir de una serie de fotos asociaba colores a lugares. En éste me voy a centrar en una de ellas (la foto de al lado). Sin salir (demasiado) del tema me voy a poner en modo “bitácora” o “cuaderno guía de viajes” para explicar una pequeña anécdota de un lugar.

Normalmente cuando la gente se plantea una ruta por las islas griegas uno piensa en Mykonos -la ibiza griega, paraíso fiestero y amaneceres en la playa a ritmo de café del mar-, o Santorini, la belleza romántica de los atardeceres vistos desde una casita-molino blanco en el acantilado negro de un volcán que explotó en la antigüedad. A viajeros más avanzados les gusta perderse por rincones históricos de Creta, o por la exuberante naturaleza de playas de arena blanca de Milos. De Rhodos ni hablo…. es una vergüenza lo que el turismo de baja calidad -mayoritariamente inglés- ha hecho con esa isla que otrora fuera preciosa, si el coloso levantara la cabeza!

Pues bien, el año pasado tuve el placer de visitar Amorgós. Se trata de una isla mucho menos conocida que las anteriores -aunque todo el mundo que ha estado habla maravillas. Yo no seré menos. Es una isla bastante salvaje. Un suave aroma a tomillo, hinojo y romero te envuelve empujado por la brisa marina. Carreterillas que serpentean por los escarpados acantilados comunican las distintas playas y los preciosos pueblecillos isleños de casitas blancas. La isla está sorprendentemente bien comunicada con dos puertos (Aigiali y Katapola) y una red de autobuses extrañamente puntual y efectiva. El turismo, muy relajado y sin problemas. Me llamó la atención que la mayoría de visitantes eran locales (griegos), y franceses (!!). Ni españoles, ni italianos, ni nórdicos, pero franceses …. porqué?  El misterio queda resuelto en una de las tabernas de Katapola, en la que pasan una y otra vez una película (volviendo al tema de los colores): Le Grand Bleu, que fué rodada, en parte, en la playa de Agia Anna de Amorgós que muestro en la foto de arriba.

Se trata de otra película de culto, francesa, dirigida por Luc Besson en 1988 y protagonizada por Jean Reno. Es una de esas películas que no tienen término medio: O te entusiasma o te duerme profundamente durante las más de dos horas de película (tan interminable como debe parecer el hecho de bucear -en apnea- hasta cien metros de profundidad y volver a la superficie con tu propio esfuerzo). Todo ello acompañado por una banda sonora igualmente “mesmerizing” y unos paisajes preciosos. A mi personalmente la película me gustó (tal vez por la persona que me la había recomendado), del mismo modo que me gustó descubrir que había estado en un lugar incluso más especial (tal vez también por la persona que me la recomendó).

Nota: Ayer navegando aleatoriamente encontré un blog donde también se habla de Amorgós -por si queréis ver más fotos e historietas lo encontraréis aquí


El color de un país

agosto 29, 2008

Cuál es el color de un país?

La pregunta parece sacada del catálogo de preguntas estúpidas tipo “a qué huelen las nubes?”, “cuál es el sexo de los ángeles?” o “quién es el nuevo novio cubano de Marujita Diaz?” dignas de las discusiones en las más altas esferas filosóficas…

En ocasiones una simple imagen lo explica todo:

Y es que si hay una cosa que destaca en Grecia es la belleza de sus azules: El mar, el cielo, las puertas y ventanas de las casas isleñas, los tejados de las pequeñas basílicas …

(Nota: Las fotos fueron tomadas en las islas de Zakinthos, Amorgos y Angistri. Mañana si tengo tiempo explicaré una pequeña anégdota relacionada que -edito- encontrareis aquí. Pero ahora no me quiero desviar del tema de hoy)

Pues eso, visto lo visto, me pregunto yo, y cuál es el color de España?

Rojo? …. Por la Bandera, por la Roja, por el color de la Sangría y el capote del Torero?

Azul? …. Celeste, y con una gaviota? (Supongo que tendría el mismo problema que el Rojo, pero al revés)

Oro? …. También por la Bandera? Por el reflejo en el mar de la puestas de sol (del Imperio en el que jamás se ponía el sol)? Por los trajes de luces? Por ser el color de las Paellas? Por el oro robado que nos robaba Sir Francis Drake y que últimamente nos roba el Oddysey? Por el color del líder de la Vuelta?

Morado? …. Porqué es el color que nos falta de la bandera (republicana)? Por el color de los golpes que recibe la gente en las manifestaciones en pro de esa bandera? Por ser representativo de uno de los lobbies más influyentes (y que no tiene nada que ver con lo republicano)?

En fín, que sobre gustos, colores! Y vosotros, qué opináis?


Los Juegos se pueden mejorar.

agosto 24, 2008

Los ingleses tienen un problema.
Los juegos olímpicos de la Pekín 2008 han sido perfctos (*). Inmejorables, hagan lo que hagan de aquí cuatro años en Londres quedará ridículo. Intentaría darles alguna idea para que su caída fuese menos dolorosa, pero que se fastidien, que son ingleses y yo no soy inglés y ayudarles iría en contra del espíritu olímpico. Toma ya.

Me centraré en Madrid 2000algo. Nosotros aún estamos a tiempo. Podemos llegar a la altura de los chinos (exceto el Jao Ming ese, se entiende). Para conseguirlo sólo nos faltan un par de cosillas pero no os preocupéis, queridos compatriotas, estamos en ello. Aquí os dejo una lista, para que colaboréis en la medida de lo posible.

1.Animar de forma adecuada. Es bien sabido que a todos nos encantan esos deportes raros (kayak k100, natación asincrónica, tiro a la perdiz) que sólo se ven una vez cada cuatro años, pero con que nos gusten y nos pasemos el día enganchados a la tele no basta. Hay que animar. Tenemos una historia como fanáticos de nuestros equipos. Hasta tenemos a Manolo el del Bombo. Pero incluso Él se puede equivocar. Así que haremos como los chinos. Nos pondremos un organizador. Aplausos, silbidos, idas al lavabo, toses carrasposas. Todo disciplinadamente como nos dicte el organizador, con cartelitos desplegables frente a la grada. Que lo mismo si no va un tío y aplaude cuando toca carraspear y viceversa. Una posible tragedia menos.

2.Recursos materiales. Estadios, autopistas, de todo. La clave está en saber priorizar. El resto del país y las afueras de la ciudad no necesitan nada, cuando haya unas olimpiadas en Teruel 3027 ya construiremos cosas allí, mientras que se apañen con lo que hay que seguro que ya están muy bien. Ah, si tienes la desfachatez de tener tu casa en el trazado del lápiz del arquitecto grandilocuente que contratemos ya se la estás devolviendo al estado, que unos juegos son sólo cada cuatro años y las hipotecas al fin y al cabo se pagan en cuatro días.

3.Recursos humanos. Qué te crees, ¿que las pirámides se construyeron en una semana? Pues no. Fue en dos horas, que los extraterrestres son muy listos. Pero me desvío del tema, hay que colaborar. Levantar ladrillos, piedras, murallas. Hay que trabajar como animales. Y de la inauguración ya ni hablo. Para la ceremonia en la que se mostrarán los grandes inventos de nuestra civilización necesitaremos 200 000 voluntarios que esgriman sus mochos de forma coordinada. Y 300 000 niños que lancen sus chupa-chups al aire de forma todavía más coordinada. Espera, que los niños pueden ser feos o, peor aún, no destilar espíritu olímpico. Mejor clonamos simplemente a Cehchu, de médico de familia, un montón de veces y santas pascuas. ¿Los voluntarios? Que se dediquen a eso exclusivamente, claro.

4.Libertad de prensa. Nadie podrá informar de nuestros juegos si todos nuestros periodistas están en la cárcel. Y leches, los Juegos sólo sirven para ser informados, así que es evidente que en los nuestros habrá total libertad de prensa. Al que no nos guste no le encarcelamos o le censuramos, nos lo cepillamos directamente, en eso superaremos a los chinos.

5.Encendido de antorcha espectacular. Ni flecha ni leches, hay que superar esas cosas prosaicas. Yo propongo hacer avanzar a nuestro atleta (Salva Ballesta, escogería yo) entre un montón de billetes de quinientos euros ardiendo. Después lo lanzamos por los aires con un cañón (nota: comprar un millón de cañones para poder hacer pruebas y por si se estropea uno). En el aire lo recoge un avión de combate (comprar otro millón, por si las moscas, que con los cañones no nos cargamos a las puñeteras moscas). El avión lanza un misil que enciende el pebetero. Sería la leche. Ah, el pebetero lleno de billetes de quinientos euros, que total nos sobran, que vean que no nos falta de nada.

6.Deportistas de élite. Eso era un problema, superar el altísimo número de medallas de los chinos era complicado, pero se puede hacer algo más efectivo. Para ganarse el respeto, admiración y temor de los demás países nada como el método cubano.

7.Libertad de expresión. Nuestros periodistas ya sabemos que serán libres, pero ¿y la gente? Lo de montar zonas específicas de protesta para arrestar a los que están dentro es una idea genial, pero nuevamente podríamos superarlo. No, espera, no podemos. Pero no le digas a nadie que no podemos. Si eso ve alas 3 de la mañana aun callejón oscuro frente a una comisaría y proclámalo.

8.Espíritu olímpico. Abroncar a la gente que celebre las cosas con demasiados aspavientos. Que en los juegos olímpicos hay que ser discretos, eso ya nos lo han enseñado en Pekín.

(*) Lo escribo así para subrayar mi imperfección ante algo tan apoteósico.


‘Live blogging’ desde Montreal

agosto 22, 2008

Bonjour STOP Estoy en Montreal STOP No me queda mucha batería STOP La ciudad no es muy exótica STOP Pero no le faltan cosas interesantes ni encanto STOP Vieux Montreal STOP Rue St Denis STOP Montreal subterráneo STOP Cosas exóticas para un europeo como coches de policía peliculeros, Chinatown y escaleras de incendio STOP Todo en frances STOP Incluso los carteles de stop ARRÊT Ya lo fotoexplicaré a la vuelta ARRÊT Nos vemos ARRÊT

Edito: Ya de vuelta, pongo la foto “explicativa”.

Arrêt toi (Montréal), by Jose

Arrêt toi (Montréal), by Jose


La curiosa historia de Kin-Dza-Dza

agosto 19, 2008
Kin-Dza-Dza

Kin-Dza-Dza

Cuando preparo viajes me gusta perderme por Panoramio. Esta web permite a usuarios subir sus fotos de viaje a la red y geolocalizarlas en Google Earth. Así uno és capaz de detectar lugares dignos de ser visitados -ya sea de forma cualitativa, por alguna que otra foto preciosa, o cuantitativa, por la cantidad de fotos en esos lugares.

De esta página me llamó la atención una de las fotos más vistas y comentadas (que he incluido en el post) bajo el título Kin-Dza-Dza. Mis lecciones de geografía me decian que Kinshasa es la capital de la República Democrática del Congo, pero la foto en cuestión está geologalizada en Ucrania, cerca de Crimea.

Nada que ver con geografía: Kin-Dza-Dza és una película de culto: de ciencia ficción, rodada en 1986, una especie de mezcla entre Mad Max y Dune vistos desde perspectiva Rusa.

El protagonista llega a casa después de un día cualquiera de trabajo, le faltan un par de cosas para la cena y baja a comprar un momento. Al cruzar la calle ve a un tipo loco, sin zapatos (con el frío que hace en Moscú), que afirma que es de otro planeta. Nuestro protagonista intenta convencer al loco: “Hacemos una cosa, voy a tocar este artilugio que dices que sirve para viajar a otros planetas, y si después sigo aquí tú me sigues a mi“. Siguiente imagen… “Vaya! si estamos en medio de un desierto, será que el loco tenia razón“. Este lugar, Kin-Dza-Dza, está lleno de tartanas voladoras de “alta tecnología” (parecidas al edificio de la foto de panoramio) y unos curiosos habitantes con aspecto de camioneros y/o carniceros locos. Se trata de una sociedad totalmente distinta, con sus propias costumbres, estructuras y valores: por ejemplo el ponerse una campanilla en la nariz ante alguien de clase social más alta o el hecho de que una cabeza de cerilla tiene más valor que toneladas de oro! Al espectador le parecerán unas costumbres muy divertidas, por lo completamente estúpidas y ridículas que son……

Porque claro está, nuestras tradiciones, rituales, religiones y valores son tan tan tan inteligentes (*)….

Si os interesa, se puede ver (edito) toda la película en google video: parte 1 y parte 2 (links encontrados via Pixel y Dixel)

(*) Me parece una muy buena reflexión el ponernos en los ojos del “extraño” que llega de fuera y no conoce nuestras costumbres … Un ejemplo muy divertido de ello son las historietas de Eduardo Mendoza en “Sin noticias de Gurb


La Foto

agosto 15, 2008
Vista la polémica suscitada por la foto, en la que la selección española de baloncesto hace mofa de la milenaria cultura china en un gravísimo ataque racista, desde negando lo evidente queremos pedir perdón públicamente a los 1300 millones de chinos, especialmente a nuestro chino más castizo, al chino cudeiro.
 
Así mismo nos gustaría pedir a la real academia de la lengua española que no siga promoviendo el uso racista del lenguage y modifique las palabras y españolas expresiones: tirachinas, cochino, es un trabajo de chinos, eso está en la quinta china, sudar tinta china, le tocó la china, engañar como a un chino, sonar a chino, etc (*) …. se recomienda sustituir la palabra “chino” por “koreano de norte” (que éstos son de los malos y nadie se quejará).
 
Por último nos gustaría pedir la retirada de la canción de Enrique y Ana el super disco chino por intoxicar a la audiencia más vulnerable: los niños. Toda una generación ya quedó marcada desde la más tierna infancia.
 
El escándalo fue destapado por el sensacionalísticamente creible diario The Guardian y se ha dado eco en numerosos medios británicos y americanos. Ambas potencias son un ejemplo de multiculturalidad y respeto (ejem) a lo políticamente correcto.
 
Nota: Para el que no lo haya captado todo este texto es pura ironía, que nadie se lo vaya a tomar en serio …. Conste en acta que pienso que la foto no me parece racista en sí (aunque vista la polémica, desafortunada). Racista me parece la actitud del que piensa que sí lo es, puesto que, con ello, está presuponiendo su superioridad ante los asiáticos. Como reflexión diría que éstas son las cosas que nos trae el progreso: Antes cuando éramos el patio de recreo de Europa caíamos simpáticos. La gente civilizada venía a España a disfrutar de nuestra libertad y precios baratos, a comer paellas y a emborracharse a base de sangría. Y nadie nos tomaba en serio. Ahora se ve que han cambiado las tornas y nos empiezan a tener envidia en cuenta -al menos deportivamente.
 
(*) Expresiones chinas (y su consiguiente explicación) vistas aqui


Dos, tres, casi cuatro

agosto 14, 2008

Resulta que yo en los trenes me aburro. Me aburro mucho. Y para ir a trabajar cada mañana tengo que coger el tren. Cada día el mismo andén, el mismo vagón, la misma puerta y casi el mismo asiento. Siempre me muero de sueño. A mi alrededor, por supuesto, la misma gente.

Lo he intentado todo.

Dormir.
Mirar los periódicos gratuitos.
Leer cosas del trabajo.
Escuchar música.

No funciona nada. Bueno, dormir tal vez, pero podría funcionar demasiado bien.
Así que escucho a la gente a mi alrededor, a los que a esas horas ya tienen fuerzas para hablar.

Uno de ellos, el más destacado, es el Procesador 2. Ese es el nombre con el que le conocí, al menos. Se trata de un hombre de unos cuarenta años, un poco calvo, gafas de montura. Habla mucho, habla alto, habla con la voz confiada que no tendría un simple Procesador 1, por ejemplo. ¿A quién le habla? A la novia de un antiguo compañero de colegio que tiene la suerte de subirse cada día al mismo vagón. ¿De qué le habla? Sobre la jerarquía.

No creas que el Procesador 2 empezó ya con ese estatus, se lo ha ganado. Antes fue Procesador 1, antes auxiliar de técnico procesador, antes estudiante, antes niño, antes larva, supongo. Ahora, pocos días después de que yo haya conocido su voz en el tren, le han ascendido a Procesador 3. Su discurso suena más fuerte, más confiado. Y no solo eso, le han ascendido antes que a un Procesador 2 que llevaba más tiempo en la empresa que él. Según sus propias palabras, eso conlleva una gran satisfacción.

Un par de semanas más tarde la cosa ha mejorado, ya le han pasado algunas de las funciones del Procesador 4 . Si te imaginaras la cara del Procesador 4 que ve cómo el casi recién llegado Procesador 3 realiza sus tareas con mayor eficiencia que incluso el Procesador 5 (sí, yo también me pregunto cuántos tipos de Procesador hay)… Según la voz confiada y ahora ya un tanto chillona, el momento de su ascenso fue algo casi orgásmico.

No se trata de hacer las cosas bien o mal, se trata de hacerlas a la manera de la empresa. No se trata de reflexionar sobre cada punto del trazado, se trata de mostrar seguridad. La voz del Procesador me alecciona indirectamente cada mañana. No se trata de ser un buen trabajador, se trata de ser un trabajador con proyección.

Martes de la última semana antes de mis vacaciones. Observo como la novia del amigo de la infancia del Procesador avanza por el andén de la estación, escogiendo un vagón distinto. Cuando subo, el hombre le busca con la mirada sin encontrarle. Baja la cabeza, se funde con nuestro grupo de viajeros dormidos y observa el suelo con resignación. Al final supongo que de tanto querer ser un número, el tipo lo consiguió.

Por cierto, terminado este relato, sigo sin saber de que va el trabajo ese de Procesador. Tanto puede ser un matemático como un basurero como un agente secreto. Pero en todo caso, si no le han ascendido durante mis vacaciones, cuando vuelva a subir al tren frente a mi se sentará uno de tipo 3.