La curiosa historia de Kin-Dza-Dza

Kin-Dza-Dza

Kin-Dza-Dza

Cuando preparo viajes me gusta perderme por Panoramio. Esta web permite a usuarios subir sus fotos de viaje a la red y geolocalizarlas en Google Earth. Así uno és capaz de detectar lugares dignos de ser visitados -ya sea de forma cualitativa, por alguna que otra foto preciosa, o cuantitativa, por la cantidad de fotos en esos lugares.

De esta página me llamó la atención una de las fotos más vistas y comentadas (que he incluido en el post) bajo el título Kin-Dza-Dza. Mis lecciones de geografía me decian que Kinshasa es la capital de la República Democrática del Congo, pero la foto en cuestión está geologalizada en Ucrania, cerca de Crimea.

Nada que ver con geografía: Kin-Dza-Dza és una película de culto: de ciencia ficción, rodada en 1986, una especie de mezcla entre Mad Max y Dune vistos desde perspectiva Rusa.

El protagonista llega a casa después de un día cualquiera de trabajo, le faltan un par de cosas para la cena y baja a comprar un momento. Al cruzar la calle ve a un tipo loco, sin zapatos (con el frío que hace en Moscú), que afirma que es de otro planeta. Nuestro protagonista intenta convencer al loco: “Hacemos una cosa, voy a tocar este artilugio que dices que sirve para viajar a otros planetas, y si después sigo aquí tú me sigues a mi“. Siguiente imagen… “Vaya! si estamos en medio de un desierto, será que el loco tenia razón“. Este lugar, Kin-Dza-Dza, está lleno de tartanas voladoras de “alta tecnología” (parecidas al edificio de la foto de panoramio) y unos curiosos habitantes con aspecto de camioneros y/o carniceros locos. Se trata de una sociedad totalmente distinta, con sus propias costumbres, estructuras y valores: por ejemplo el ponerse una campanilla en la nariz ante alguien de clase social más alta o el hecho de que una cabeza de cerilla tiene más valor que toneladas de oro! Al espectador le parecerán unas costumbres muy divertidas, por lo completamente estúpidas y ridículas que son……

Porque claro está, nuestras tradiciones, rituales, religiones y valores son tan tan tan inteligentes (*)….

Si os interesa, se puede ver (edito) toda la película en google video: parte 1 y parte 2 (links encontrados via Pixel y Dixel)

(*) Me parece una muy buena reflexión el ponernos en los ojos del “extraño” que llega de fuera y no conoce nuestras costumbres … Un ejemplo muy divertido de ello son las historietas de Eduardo Mendoza en “Sin noticias de Gurb

Una respuesta a La curiosa historia de Kin-Dza-Dza

  1. Jose dice:

    Coincido en que es cuanto menos curioso ponerte a pensar desde un punto de vista totalmente externo y analizar las cosas… Saldrían mil cosas. Un ejemplo que yo siempre pongo es el del café: es objetivo que café está malísimo, y de hecho le echamos azúcar y leche para disimularlo, y ahí nos tienes, bebiendo café a todos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: