Slumdog Millionaire – y sus consecuencias

enero 30, 2009

345553310El fin de semana pasado vi la película británica Slumdog Millionaire, y tengo que admitir que me gustó bastante. La sinopsis, así en corto es: un muchacho indio que ha crecido en la más absoluta pobreza está de repente sentado en el plató de “Quiere ser millonario” optando al premio máximo. Las sospechas de que haya hecho trampa nos llevan a reconstruir la historia de su vida, en un episodio por cada pregunta.

La película es completa, épica, comprometida y trepidante. De hecho la combinación de comprometida + trepidante recuerda inevitablemente  a Ciudad de Dios, aunque Slumdog Millionaire tiene vida por sí misma, y mucho más de lo que puedo contar. Cuanto más pienso en ella, más me gusta.

Resulta que otra de las cosas que tiene la película es su capacidad de incomodar a una persona occidental, de enviarle un latigazo diciendo que eso que estás viendo en la pantalla y que teóricamente pertenece a tu tiempo de ocio está pasando en alguna parte del mundo. Y piensas si se puede hacer algo. Y tabién piensas que está bien que den estas películas para mostrar eso.

(O precisamente el hecho de que las den en el cine, téoricamente en nuestro tiempo de ocio, ¿hace que nos insensibilicemos y que creamos que todo eso pertenece al mundo de la fantasía?

Todo esto no lo hubiese escrito de no ser por la conversación que tuve el lunes con mi compañero de oficina de Kenia, que dijo haber visto la película, pero que no le había parecido tan interesante porque todo eso de los niños en la basura ya lo había visto él en África.

La película apunta alto y seguramente será muy premiada – en el mundo occidental. ¿Servirá de algo? Me quedo con la siguiente duda: estas películas nos acercan y conciencian más sobre un mundo que se nos antoja lejano o ¿precisamente lo alejan más?

Anuncios

Cine de aquí al lado

septiembre 1, 2008

Comentando con los co-autores de este blog el post Música de por aquí salió la sugerencia el encargo de escribir sobre cine de por aquí, donde aquí quiere decir ici.

Como sé que el público ya se está frotando las manos para deleitarse con lo más interesante del cine francés, simplemente indicaré mi grado de especialización en tal género: cero. De hecho, la siguiente lista está basada en preguntas a dos personas y cosas que me suenan.

Empezamos.

Vayan por delante unos títulos que quizás no nos den mucha información pero que son auténticos símbolos franceses: Le Fabuleux Destin d’Amélie Poulain, la clásica, L’Auberge Espagnole, un mito para todo francés nacido alrededor del 80, Les poupées russes, su continuación y Un long dimanche de fiançailles, una de mis películas favoritas absolutas, que bajo un título ñoño esconde un thriller trepidante.

Un francés de Francia tampoco dejaría de mencionar las películas de Francis Veber, como Le diner des cons y Placard, que no he visto, o Doublure, que sí he visto y es una comedia por encima de la media.

Otras películas que los franceses tienen en buena consideración: Les Chroristes, Un air de Famille y La fille sur le pont.

Que hayan pasado por el cine y me suene que con más bombo del habitual, puedo mencionar Ne le dis a personne y Indigenes.

Y, tampoco la he visto, pero la perla de la perla, la prueba del algodón para esos que siempre ven toda película antes que tú es la reciente Bienvenue chez les Ch’tis. Pero, daos prisa, que está siendo un éxito arrollador en Francia, y dentro de unos meses no tendrá tanto valor decir que la conocemos.