Obviando lo evidente

julio 30, 2011

La verdad es que este vídeo no cuenta más que cosas evidentes … pero, no me negaréis que al final resultará que el capitán obvio era un genio :)


Cosas que se ven en la caja (a veces no tan) tonta

febrero 18, 2010

Casi no miro la tele, ya sea por falta de tiempo, ganas, y dado el nivel general de calidad, tampoco creo que me pierda mucho, prefiero ponerme a hacer cualquier otra cosa …

Pero suerte que de vez en cuando algunos profesionales como Jaume Barberà se arriesgan a hacer programas de calidad como Singulars. Me gustó mucho la entrevista a Pilar Jericó de esta semana, la claridad y sencillez con la que habla, su actitud pragmático-positivista . Muy adecuado ante los tiempos que corren.

(link al vídeo, porque el wordpress no me deja embeddear el código de TV3 a la carta)

Lee el resto de esta entrada »


La próxima revolución no será televisada!

abril 16, 2009

Que eso ya está muy visto (1)…. Será twitteada!

el-che-twittara

El che twittara (2)

Y es que sobre el papel una página web que sólamente sirve para ir pregonando lo que haces en breves mensajes de menos de 140 caracteres puede parecer una tonteria (3), y muchas veces con razón.

Pero cuidado con subestimar el poder de difusión de los nuevos medios digitales. Aquellos que no lo sepan entender, seguramente tampoco serán capaces de entender sucesos como los acaecidos en Moldavia estos últimos dias.

Lee el resto de esta entrada »


Breve recordatorio

enero 17, 2009

Seguid soñando, si no otros lo harán por vosotros.


Sobre la unidad métrica “Estadio de Fútbol”

enero 13, 2009

Me llama la atención que a menudo aparecen en la prensa noticias en la que aparece la -cuanto menos curiosa- unidad métrica del estadio de fútbol. Normalmente es usada para intentar dar una imagen visual comparativa para que la gente se pueda impresionar con la magnitud de la notícia.

camp-nou

Veamos unos cuantos ejemplos:

– 1 Estadio de Fútbol:  El tamaño de una nueva plataforma petrolífera en Brasil

– 1 Estadio de Fútbol: El tamaño de un enorme avión desarrollado en Israel

– 7 Estadios de Fútbol: Tamaño de un huerto solar.

– 40 Estadios de Fútbol: El radio de efecto de las bombas de racimo. (Terrorífico)

– 82 Estadios de Fútbol: Tamaño de los envases tratados de una empresa de reciclaje

-170 Estadios de Fútbol: Tamaño del nuevo aeropuerto de Pekín … aunque haciendo bien las cuentas vemos que le han añadido un cero de más y en realidad son 17 Estadios (pero eso no importa porque nadie se dará cuenta, y lo importante es impresionar a la gente)

– 210 Estadios de Fútbol: El tamaño de un huerto solar gigante

Hasta aquí muy bien,… pero una duda: Y cuánto mide el famoso estadio de fútbol?campo-de-futbol1

El tamaño de un campo de fútbol no es que sea algo constante! No es lo mismo jugar en el Camp Nou o Santiago Bernabéu (107 x 72 = 7704 m²) que en el campo del Almería (103 x 63 = 6489 m²). Medidas del terreno se juego -que si se cuentan las graderías que tienen los estadios de fútbol todavía habrá más diferencia, y si se tienen en cuenta las medidas no oficiales la diferencia es todavía mayor (tamaño máximo de 120 x 90 y mínimo de 90x 45). Visto aquí -junto los tamaños de otros campos y aquí.

Y un par de comentarios:

– Me parece curioso que se use una medida tan variable (sobretodo al precio que vale hoy en día el m² puede suponer un auténtico dineral)

– Toda una revolución francesa fue necesaria para aportar un sistema métrico decimal sencilla y racional para acabar midiendo en campos de fútbol.

oliver_benji– Ah, y si queréis una medida impresionante, pero impresionante de verdad … la del campo de fútbol de Oliver y Benji, que según cálculos realizados aquí mide unos 18 km de longitud, lo que sería equivalente a unos 170 campos como el Santiago Bernabeu.

Pues eso, vosotros conocéis otras unidades métricas tan curiosas como ilógicas?


El fenómeno del “Yo también”

septiembre 20, 2008

Existen unos temas de conversación estrella (más allá del fútbol, del corazón, o del tiempo) que si los dominas serás un tío enrollao y guay. Tendrás interesantes conversaciones que seguirán durante horas, y te saldrán amigos de debajo de las piedras (y si no, estarás out unas semanas hasta que te puedas subir al tren del siguiente tema estrella).

Normalmente empiezan con el clásico “Yo también….“.  Para que me entendáis, algunos ejemplos más o menos recientes:

La serie de televisión del momento: “Yo también miro Lost, y me la bajo con el torrent en versión original”.
Descubrir que internet es algo más que páginas porno y música gratis: “Yo también me he hecho del Facebook, y me he encontrado con amigos que no nos veíamos desde parvulario.”
Payasadas políticas de turno: “Porqué no te callas, también?”
La peli del momento: “Yo también he ido a ver la última de Indiana Jones. Y no me ha gustado, que coño pintaban los extraterrestres allí?”
Recordar años pasados: Yo también crecí en los 80. (Visto Aquí)

Ah! No sabes de estos temas? Tranquilo, todavía te puedes reenganchar dentro de mundillos más específicos (aunque en ocasiones eso signifique tener que adaptarse a franjas de edad también muy específicas):

Freak: “Yo también me he comprado un iPhone y leo mis feeds en la calle.”
Tendencias 1: “Yo también soy Emo, y me peino tapándome un ojo, estoy triste y soy bisexual.”
Tendencias 2: “Yo también me he comprado un skate y voy a patinar y a pintar graffitis.”
Erasmus: “Yo también me he liado con la chica checa. Aunque este sábado no salgo, porque es el día de descanso.”
Guiri: “Tú eres de Barcelona? Cómo molas! Yo también he estado en Barcelona! Vamos a la playa!”

Que tampoco dominas de todo esto? No desesperes, ya saldrán nuevos temas que te ayuden a estar In. Y es que todo en esta vida acaba pasando de moda. Buen ejemplo de ello son estos temas, que en su día pudieron ser más o menos populares, pero que hoy están más oxidados que los tornillos del Titánic:

– Yo también soy un fistro de pecador de la pradera.
– Yo también me he hecho del Vía Digital, y antes era del canal + y miraba el porno los viernes por la noche y fútbol los domingos.
– Yo también tengo el disco de Ska-p “El vals del obrero”, en una cinta de cassette.
– Yo también miro (o no) el Gran Hermano. Pero nadie me pone la pierna encima para que no levante cabeza!
– Yo también miro Friends, y hacemos quedadas para mirar capítulos toda la noche.

Ah! Vale, ahora lo entiendo. Que eso de seguir al rebaño no va contigo! Tú no sigues modas, todo esto es de borregos. Porque TÚ eres especial! Y qué suerte que también tienes unas gafas de pasta (sin graduar) gracias a las cuales se ven las cosas diferentes y se filtran todas estas modas pasajeras tan tontas y superficiales.

Nota: Pues eso, estimados lectores, vosotros qué pensáis de ello? Se os ocurren más “Yo también’s” imprescindibles para estar a la última?


El color de un país

agosto 29, 2008

Cuál es el color de un país?

La pregunta parece sacada del catálogo de preguntas estúpidas tipo “a qué huelen las nubes?”, “cuál es el sexo de los ángeles?” o “quién es el nuevo novio cubano de Marujita Diaz?” dignas de las discusiones en las más altas esferas filosóficas…

En ocasiones una simple imagen lo explica todo:

Y es que si hay una cosa que destaca en Grecia es la belleza de sus azules: El mar, el cielo, las puertas y ventanas de las casas isleñas, los tejados de las pequeñas basílicas …

(Nota: Las fotos fueron tomadas en las islas de Zakinthos, Amorgos y Angistri. Mañana si tengo tiempo explicaré una pequeña anégdota relacionada que -edito- encontrareis aquí. Pero ahora no me quiero desviar del tema de hoy)

Pues eso, visto lo visto, me pregunto yo, y cuál es el color de España?

Rojo? …. Por la Bandera, por la Roja, por el color de la Sangría y el capote del Torero?

Azul? …. Celeste, y con una gaviota? (Supongo que tendría el mismo problema que el Rojo, pero al revés)

Oro? …. También por la Bandera? Por el reflejo en el mar de la puestas de sol (del Imperio en el que jamás se ponía el sol)? Por los trajes de luces? Por ser el color de las Paellas? Por el oro robado que nos robaba Sir Francis Drake y que últimamente nos roba el Oddysey? Por el color del líder de la Vuelta?

Morado? …. Porqué es el color que nos falta de la bandera (republicana)? Por el color de los golpes que recibe la gente en las manifestaciones en pro de esa bandera? Por ser representativo de uno de los lobbies más influyentes (y que no tiene nada que ver con lo republicano)?

En fín, que sobre gustos, colores! Y vosotros, qué opináis?


Dos, tres, casi cuatro

agosto 14, 2008

Resulta que yo en los trenes me aburro. Me aburro mucho. Y para ir a trabajar cada mañana tengo que coger el tren. Cada día el mismo andén, el mismo vagón, la misma puerta y casi el mismo asiento. Siempre me muero de sueño. A mi alrededor, por supuesto, la misma gente.

Lo he intentado todo.

Dormir.
Mirar los periódicos gratuitos.
Leer cosas del trabajo.
Escuchar música.

No funciona nada. Bueno, dormir tal vez, pero podría funcionar demasiado bien.
Así que escucho a la gente a mi alrededor, a los que a esas horas ya tienen fuerzas para hablar.

Uno de ellos, el más destacado, es el Procesador 2. Ese es el nombre con el que le conocí, al menos. Se trata de un hombre de unos cuarenta años, un poco calvo, gafas de montura. Habla mucho, habla alto, habla con la voz confiada que no tendría un simple Procesador 1, por ejemplo. ¿A quién le habla? A la novia de un antiguo compañero de colegio que tiene la suerte de subirse cada día al mismo vagón. ¿De qué le habla? Sobre la jerarquía.

No creas que el Procesador 2 empezó ya con ese estatus, se lo ha ganado. Antes fue Procesador 1, antes auxiliar de técnico procesador, antes estudiante, antes niño, antes larva, supongo. Ahora, pocos días después de que yo haya conocido su voz en el tren, le han ascendido a Procesador 3. Su discurso suena más fuerte, más confiado. Y no solo eso, le han ascendido antes que a un Procesador 2 que llevaba más tiempo en la empresa que él. Según sus propias palabras, eso conlleva una gran satisfacción.

Un par de semanas más tarde la cosa ha mejorado, ya le han pasado algunas de las funciones del Procesador 4 . Si te imaginaras la cara del Procesador 4 que ve cómo el casi recién llegado Procesador 3 realiza sus tareas con mayor eficiencia que incluso el Procesador 5 (sí, yo también me pregunto cuántos tipos de Procesador hay)… Según la voz confiada y ahora ya un tanto chillona, el momento de su ascenso fue algo casi orgásmico.

No se trata de hacer las cosas bien o mal, se trata de hacerlas a la manera de la empresa. No se trata de reflexionar sobre cada punto del trazado, se trata de mostrar seguridad. La voz del Procesador me alecciona indirectamente cada mañana. No se trata de ser un buen trabajador, se trata de ser un trabajador con proyección.

Martes de la última semana antes de mis vacaciones. Observo como la novia del amigo de la infancia del Procesador avanza por el andén de la estación, escogiendo un vagón distinto. Cuando subo, el hombre le busca con la mirada sin encontrarle. Baja la cabeza, se funde con nuestro grupo de viajeros dormidos y observa el suelo con resignación. Al final supongo que de tanto querer ser un número, el tipo lo consiguió.

Por cierto, terminado este relato, sigo sin saber de que va el trabajo ese de Procesador. Tanto puede ser un matemático como un basurero como un agente secreto. Pero en todo caso, si no le han ascendido durante mis vacaciones, cuando vuelva a subir al tren frente a mi se sentará uno de tipo 3.


Vacaciones

julio 29, 2008

Puede que el ave que salió de su prisión finalmente pueda volar y todo eso, pero no por ello tiene por qué ser más libre.


El día en el que salvé el futuro

julio 9, 2008

Hoy, a raíz de una foto que ha salido de los líderes del G8 plantando unos arbolillos como símbolo de lucha contra el cambio climático, me he acordado de que hará unos 15 años hubo un día en el que me encontré en esa misma situación (*) .

Por aquel entonces iba a un colegio muy moderno, de esos a los que muchos ejecutivos apuntan a sus hijos para que tengan una educación de izquierdas. Eramos europeístas, dinámicos y ecológicos. Nos preocupaba el cambio climático, las pérdida de la cultura de la sociedad y la desaparición de las anchoas. Cuando realmente queríamos sacar buena nota en un examen nos lanzábamos a pronunciar discursos de cómo el deterioro de todas esas cosas era un tema que preocupaba muchísimo a LA JUVENTUD.

En ese ambiente no es de extrañar que tarde o temprano a alguno de nuestros compañeros o profesores (ya no recuerdo) se le ocurriese la brillante idea de que debíamos plantar un árbol. Al fin y al cabo así demostraríamos cómo la naturaleza era uno de los grandes temas que le quitaba el sueño a LA JUVENTUD.

El lugar señalado fue un pequeño montículo situado justo al lado del campo de fútbol del colegio. No recuerdo exactamente qué es lo que me tocó plantar a mí (cada uno tenía su propio árbol, que anda que no hubiese fastidiado que tu vecino de pupitre se erigiese como salvador del planeta mientras tú sólo podías mirar). Sí recuerdo que el dichoso montículo tenía un suelo muy duro, tierra de esa que se te mete bajo las uñas y luego duele de lo reseca que está. Claro, yo acabé cavando con las manos, que es todavía más ecológico que utilizar una azada.

¿Que cómo sienta eso de salvar el mundo? Como no quiero que los lectores de este blog os dediquéis a acribillar a llamadas a los pobres líderes del G8 preguntando a ver qué tal les ha parecido la experiencia, os diré que plantar un árbol es algo bastante satisfactorio, debería hacerse al menos una vez en la vida. Posiblemente sea menos doloroso que escribir un libro y posiblemente más aburrido que tener un hijo, aunque tampoco puedo comparar (sin chistes, por favor).

En todo caso, aunque desconozco el futuro de lo que han plantado el tito Bush o Sarkoman, sí recuerdo perfectamente el destino de mi amigo vegetal.

Sucedería un par de cursos más tarde. No creo que fuese idea de ninguno de mis compañeros (aunque nunca se sabe, al crecer eso del ecologismo izquierdoso pasa de moda/utilidad y era la época del boom de la construcción) pero la cuestión es que a alguien se le ocurrió que si el FC Barcelona tenía espectadores viendo sus partidos nosotros no íbamos a ser menos. Así que el montículo ecológico acabó sepultado bajo unas espectaculares gradas de cemento.

Podría calificar el hecho como metafórico, o algo, pero la verdad es que lo que más me jode es que por una vez los líderes del G8 fueran más previsores que yo y hayan puesto su planta en el japón, que allí apenas se juega al fútbol.

(*) La de plantar un árbol digo, no la de ser líder del G8. Esa anécdota la dejaremos para otra ocasión.