Plitvice, verde que te quiero verde!

noviembre 28, 2008

Si Lorca hubiera nacido en Balkania, sin duda habría dedicado su poema a la belleza del parque natural de Plitvice.

Probablemente, uno de los rincones más bonitos de Europa

plitvice-nofixations-8Está situado a medio camino entre Zagreb y la costa de Croacia, relativamente cerca de la frontera con Bosnia. Al estar algo alejado de la típica ruta turista playera de la costa, se podría decir no se encuentra excesivamente masificado (aunque tal vez mentiría un poco).

Se trata de un valle bañado por el río Korana, que forma un conjunto de lagos de mil colores, en las que se queda atrapada el agua cristalina, plitvice-nofixations-9mientras busca la forma más caprichosa de alcanzar los lagos menores a través de cascadas y cursos de agua que transcurren en medio de una naturaleza exuberante. A decir verdad, como hombre que soy, no suelo necesitar más que colores básicos (Rojo, Amarillo y Azul) para describir cosas… pero en Plitvice no es posible. Toda la intensidad cromática del lugar hace que colores como verdes claros, verdes oscuros, turquesas, colores pera, manzana golden o oliva adquieran su máximo significado para mis limitados sentidos.

plitvice-nofixations-88De gran belleza, pero con carácter

El lugar tiene un carácter fuerte, como si quisiera preservar el lugar de todo visitante que ose perturbar su armonía. Todo aquel que no sea capaz de apreciarla, no será bienvenido, todo aquel que quiera disfrutar de la magia del lugar, tendrá que luchar contra las fuerzas de la naturaleza. Y es que el paraíso no está hecho para aquellos que no se lo saben ganar!

Anecdotario de viaje, y la sinestesia del lugar

Personalmente vivimos el carácter del lugar. Sólo llegar recuerdo el bajarnos del bus, en una parada en medio de la nada, mochilas en mano… y chubasquero: Una inmensa tromba de agua que no dejaba ver a más de 10 metros delante nuestro. Bienvenidos, encantado de conoceros! Cuando la intensidad de la lluvia bajó, resultó que a unos 100 metros había un pequeño resort. Primera prueba superada!, le habremos caído bien al lugar? Un cafelillo y ya estábamos preparados para disfrutar de un día increíble.

La importancia de caer bien a la gente

La importancia de caer bien...

La segunda prueba llegó por la noche, en el camping. A modo de evaluación y de recordatorio, el decirnos: Ojo, cuidado que seguís en mi casa!. Nueva tormenta, y nosotros dentro de una tienda de campaña que se empezó a agujerear! Pasamos la noche tapando fugas de agua con toallas e impidiendo la entrada de algún que otro tiburón.

El caso es que el lugar nos acabó cogiendo cariño, y llegada la hora de irnos, y de un modo u otro no nos dejaba marchar: Vosotros quisisteis entrar en mi mundo, pues allí os quedaréis! Resultó que no había autobuses que parasen, (coincidió que era el día nacional Croata -y todo está parado ese día). Suerte tuvimos de encontrarnos a un Chino que empezaba a hacer la patada de la grulla al más puro estilo Bruce Lee cada vez que pasaba un autobús… Pasar un tiempo en el paraíso, está bien, pero uno también tiene que mirar adelante, así que no aceptamos la invitación de lugar a quedarnos y como -por supuesto, no paró ningún autobús, acabamos alquilando una mini-furgo!

Fotos

Déjate de anécdotas y chorradas, que la gente quiere ver más fotos…. Aquí las tenéis: Leer el resto de esta entrada »


El Color de Amorgós: Le Grand Bleu

agosto 30, 2008
Agia Anna (Amorgos)

Agia Anna (Amorgos)

En el anterior post a partir de una serie de fotos asociaba colores a lugares. En éste me voy a centrar en una de ellas (la foto de al lado). Sin salir (demasiado) del tema me voy a poner en modo “bitácora” o “cuaderno guía de viajes” para explicar una pequeña anécdota de un lugar.

Normalmente cuando la gente se plantea una ruta por las islas griegas uno piensa en Mykonos -la ibiza griega, paraíso fiestero y amaneceres en la playa a ritmo de café del mar-, o Santorini, la belleza romántica de los atardeceres vistos desde una casita-molino blanco en el acantilado negro de un volcán que explotó en la antigüedad. A viajeros más avanzados les gusta perderse por rincones históricos de Creta, o por la exuberante naturaleza de playas de arena blanca de Milos. De Rhodos ni hablo…. es una vergüenza lo que el turismo de baja calidad -mayoritariamente inglés- ha hecho con esa isla que otrora fuera preciosa, si el coloso levantara la cabeza!

Pues bien, el año pasado tuve el placer de visitar Amorgós. Se trata de una isla mucho menos conocida que las anteriores -aunque todo el mundo que ha estado habla maravillas. Yo no seré menos. Es una isla bastante salvaje. Un suave aroma a tomillo, hinojo y romero te envuelve empujado por la brisa marina. Carreterillas que serpentean por los escarpados acantilados comunican las distintas playas y los preciosos pueblecillos isleños de casitas blancas. La isla está sorprendentemente bien comunicada con dos puertos (Aigiali y Katapola) y una red de autobuses extrañamente puntual y efectiva. El turismo, muy relajado y sin problemas. Me llamó la atención que la mayoría de visitantes eran locales (griegos), y franceses (!!). Ni españoles, ni italianos, ni nórdicos, pero franceses …. porqué?  El misterio queda resuelto en una de las tabernas de Katapola, en la que pasan una y otra vez una película (volviendo al tema de los colores): Le Grand Bleu, que fué rodada, en parte, en la playa de Agia Anna de Amorgós que muestro en la foto de arriba.

Se trata de otra película de culto, francesa, dirigida por Luc Besson en 1988 y protagonizada por Jean Reno. Es una de esas películas que no tienen término medio: O te entusiasma o te duerme profundamente durante las más de dos horas de película (tan interminable como debe parecer el hecho de bucear -en apnea- hasta cien metros de profundidad y volver a la superficie con tu propio esfuerzo). Todo ello acompañado por una banda sonora igualmente “mesmerizing” y unos paisajes preciosos. A mi personalmente la película me gustó (tal vez por la persona que me la había recomendado), del mismo modo que me gustó descubrir que había estado en un lugar incluso más especial (tal vez también por la persona que me la recomendó).

Nota: Ayer navegando aleatoriamente encontré un blog donde también se habla de Amorgós -por si queréis ver más fotos e historietas lo encontraréis aquí


El color de un país

agosto 29, 2008

Cuál es el color de un país?

La pregunta parece sacada del catálogo de preguntas estúpidas tipo “a qué huelen las nubes?”, “cuál es el sexo de los ángeles?” o “quién es el nuevo novio cubano de Marujita Diaz?” dignas de las discusiones en las más altas esferas filosóficas…

En ocasiones una simple imagen lo explica todo:

Y es que si hay una cosa que destaca en Grecia es la belleza de sus azules: El mar, el cielo, las puertas y ventanas de las casas isleñas, los tejados de las pequeñas basílicas …

(Nota: Las fotos fueron tomadas en las islas de Zakinthos, Amorgos y Angistri. Mañana si tengo tiempo explicaré una pequeña anégdota relacionada que -edito- encontrareis aquí. Pero ahora no me quiero desviar del tema de hoy)

Pues eso, visto lo visto, me pregunto yo, y cuál es el color de España?

Rojo? …. Por la Bandera, por la Roja, por el color de la Sangría y el capote del Torero?

Azul? …. Celeste, y con una gaviota? (Supongo que tendría el mismo problema que el Rojo, pero al revés)

Oro? …. También por la Bandera? Por el reflejo en el mar de la puestas de sol (del Imperio en el que jamás se ponía el sol)? Por los trajes de luces? Por ser el color de las Paellas? Por el oro robado que nos robaba Sir Francis Drake y que últimamente nos roba el Oddysey? Por el color del líder de la Vuelta?

Morado? …. Porqué es el color que nos falta de la bandera (republicana)? Por el color de los golpes que recibe la gente en las manifestaciones en pro de esa bandera? Por ser representativo de uno de los lobbies más influyentes (y que no tiene nada que ver con lo republicano)?

En fín, que sobre gustos, colores! Y vosotros, qué opináis?