La reunión no es lo importante…

noviembre 24, 2008

No hay duda de que España es un país de fiesta y panderetas, y sus habitantes, como todos sabemos, cuando no estamos echándonos una siesta, aprovechamos cualquier oportunidad para liar una juerga de las de ríete tú.

Esto es, al menos, lo que deben de haber pensado los creadores de la campaña que se muestra arriba, y que he visto comentado en el blog de Apuntes Científicos desde el MIT. Aparentemente es una campaña para promocionar España entre business-people extranjera, y las líneas que llaman la atención son las que dicen algo así como

“La reunión no es lo importante, es todo lo que puedes hacer después”

La fama de España como país de panderetas ya me parece preocupante. Según el artículo “Suspenso en ciencia, matrícula en diversión“, 13 universidades españolas están entre las 20 que más Erasmus reciben , pero ninguna entre las 50 primeras en cuanto a calidad.

Se puede dar una imagen alegre, simpática, y nada de malo ha de tener intentar disfrutar del tiempo libre. Pero, en este mundo de poca información y muchos estereotipos, yo veo un problema principal, y es que unos estereotipos llevan a otros. Aunque no haya ningún estereotipo que diga que en España somos unos vagos, no sería precisamente una sorpresa que alguien que sólo sabe lo de fiestas y siestas acabase pensándolo. Y más si la misma España se anuncia con un eslogan como éste.

Esto me recuerda una vez en que un francés con el que conversaba sugirió, en tono jocoso, que en España no nos iba mucho eso de trabajar, a lo cual le tuve que contestar, en tono nada jocoso, que me explicara como un país paupérrimo en los 40 pasa a los niveles económicos de hoy en día sin que sus habitantes trabajen. A lo mejor hasta se pensaba que en los 40 estaban nuestros antepasados ahí tomando el fresco en el campo.

El mismo caso de poca información y muchos estereotipos lo encontré una vez que un alemán visitó el laboratorio y, después de comer, se extrañó de que no hiciéramos siesta – es verídico. Más que falta de información, yo lo llamaría incultura.

Lo único que quería decir con todo esto es que ante la situación de fama que parece está cogiendo este país, supongo que provocada por gente a la que le interesan esas visiones, eslóganes como el de arriba son todo menos adecuados. Quizás sea una interpretación mía, pero estaremos de acuerdo que es una interpretación bastante probable. Mira tú si era fácil poner “La reunión es muy importante. Y no olvides todo lo que puede venir después”.


Comparativas música-empresa

octubre 22, 2008

El mundo de la empresa es como una orquesta: Las distintas secciones de instrumentos -viento, cuerda, percusión, etc. (aka. departamentos de producción, marketing, ventas, i+d, etc.) se mueven coordinados a ritmo de la batuta del director (aka. CEO), tocan piezas musicales (proyectos) y realizan conciertos (productos).

Vamos a analizar en este post algunas de las figuras típicas músico-empresaria-ingenieriles:

El becario (versión norte-europea) sería como aquel estudiante de música más o menos brillante, contratado por la orquesta para tocar el triángulo.

El becario (versión mediterránea) sería el músico que cobra por tocar el triángulo, pero le hacen tocar todo el conjunto de percusión, y algún que otro violín.

El consultor sería el músico externo contratado para tocar la 11ª sinfonía de Beethoven (1), que cuando llega a la orquesta, se encuentra con los becarios alemanes (tocando el triángulo) y unos españoles que están tocando la partitura del Chiki Chiki. Y eso me lo arreglas, para de aquí dos semanas

El emprendedor sería el hombre-orquesta.

El gestor de la innovación sería como el cool-hunter de las discográficas “modernas”. Intentan predecir y desarrollar la música que triunfará en un futuro próximo. Y es que en muchas ocasiones que los músicos sean los mejores es accesorio (2).

Henri Ford inventó la música máquina a base de meter loops y samples en una línea de producción -con lo que te ahorras el sueldo de toda una orquesta y sólo necesitas a unos pocos operarios o DJ’s.

El investigador -y lo pongo sin estar muy convencido, básicamente para picar al Jose– es aquel virtuosísimo de la música: El Joe Satriani de sólos imposibles, los Dream Theater del heavy progresivo, los Godspeed Your Black Emperor! del indie (venga y ahora reto al Jaume que me cite a algún grupo indie destaque a parte de por incomprendido, por virtuoso), los Béla Bartok de la música clásica contemporánea. Aquellos que hacen llegar la música a donde nadie antes ha llegado. Aunque se tiene que estar entrenado para entender y apreciar la complejidad de las piruetas de su música…

El corredor de bolsa no sabe tocar ningún instrumento, pero se dedica a la compra-venta masiva de entradas de los conciertos -esperando que sacar beneficios en la re-venta. Por supuesto que siempre compra el País de las Tentaciones y el Expansión para saber cuales son los grupos del momento.

Estáis de acuerdo? Y vuestra profesión cómo la definiríais?

Leer el resto de esta entrada »